1718712830499

Charla Sobre Ciberdelitos y Ludopatía

Nos dirigimos a ustedes con mucho agrado para invitarlos a una charla informativa sobre Ciberdelitos y Ludopatía que tendrá lugar el próximo Martes 25 de Junio a las 8 Hs. en el SUM del Colegio, con duración aproximada de 45 minutos. La invitación es extensiva a Abuelos y comunidad educativa interesada en la temática.

En la actualidad, el uso de Internet y las tecnologías digitales es parte integral de nuestras vidas. Sin embargo, con el creciente uso de estas herramientas, también han surgido nuevas amenazas y riesgos que afectan la seguridad de nuestros hijos y de nuestras familias en general. Es crucial estar informados y preparados para enfrentar estos desafíos de manera efectiva.

La  charla  será  impartida  por  el  Lic. Nicolás Pólvora, Lic. Verónica Govoni y Lic. Silvia Rodríguez  quienes nos ofrecerán una visión detallada sobre:

  • Cuento del tío. Tipos y modalidades frecuentes.
  • Ciberdelitos.
  • Introducción a las Estafas virtuales, tipos y técnicas utilizadas.
  • Herramientas y tácticas utilizadas por los estafadores.
  • Cómo identificar y prevenir estafas.
  • Qué hacer en caso de ser víctima.
  • Recursos y herramientas para la protección.
  • Casos de estudio y ejemplos reales.
  • Secuestro virtual.
  • Ludopatía.

Es una excelente oportunidad para aprender y discutir sobre cómo mantenernos seguros en el entorno digital. La seguridad en línea es una responsabilidad compartida, y creemos que trabajando juntos podemos crear un entorno más seguro y protegido para todos.

Agradecemos su atención y esperamos contar con su presencia.

Atentamente,

Equipo directivo

Champagnat_ErnestoSanchez-6junio-2024

Día de San Marcelino Champagnat

MENSAJE DEL SUPERIOR GENERAL PARA EL DÍA DE SAN MARCELINO CHAMPAGNAT, 6 DE JUNIO DE 2024

Queridos Maristas de Champagnat:

Con alegría celebramos juntos la fiesta de San Marcelino Champagnat, dando gracias a Dios por el don del carisma Marista que es un regalo para la Iglesia y para el mundo.

Actualmente vivimos en diversos países del mundo circunstancias de complejidad social, de guerra y de inseguridad. También han sucedido desastres naturales en varias partes del mundo que están perturbando a muchas personas. Algunas de estas condiciones difíciles ocurren en ciertos lugares maristas. Hay personas afectadas, relacionadas con el Instituto: educadores, familiares, amigos… Frente a estas situaciones de nuevas pobrezas y de marginación, nos alegra saber que muchos Maristas de Champagnat, hermanos, laicas y laicos, están ayudando de manera solidaria. Estamos todos invitados a conectar con el sufrimiento de tanta gente y a ofrecer apoyo, motivados por el carisma Marista que hemos recibido como un don.

Nuestro carisma, inspirado por el Espíritu a través de San Marcelino y los primeros hermanos, se ha mantenido y desarrollado a lo largo de 207 años a través del testimonio y entrega de tantos Maristas de Champagnat. Actualmente, nosotros formamos parte de esa gran familia que ha recibido la herencia de este don. Estamos llamados a gozarlo, a mantenerlo vivo, y a adaptarlo a los tiempos actuales para continuar haciendo el bien.

El pasado 18 de abril, celebramos el 25 aniversario de la canonización de San Marcelino Champagnat, día en que fue declarado santo para la Iglesia y para el mundo. Él fue un hombre sencillo, que vivió con gran confianza en Dios y en María, nuestra Buena Madre, que nos enseñó a vivir la fraternidad y a responder audazmente a las necesidades de los niños y jóvenes de su tiempo. El Papa Juan Pablo II, dijo el día de su canonización: “San Marcelino anunció el Evangelio con un corazón ardiente. Fue sensible a las necesidades espirituales y educativas de su época, especialmente a la ignorancia religiosa y a las situaciones de abandono que vivía particularmente la juventud. (…) Pidamos al Señor un corazón tan ardiente como el de Marcelino Champagnat, para reconocerlo y ser sus testigos”.

¿En qué me ha animado personalmente el testimonio de San Marcelino Champagnat? ¿Cómo trato de vivir cada día la llamada a la santidad que recibimos todos los cristianos?

También les comparto que, hace unos días, en el mes de mayo, hemos celebrado el bicentenario de la primera piedra de la construcción de la casa de Notre-Dame de l’Hermitage. Siete años después del inicio del Instituto en La Valla, Marcelino, junto con los hermanos, se lanzó a construir esa grande y hermosa casa que serviría para la formación de los novicios y para los hermanos como lugar de encuentro, de retiro y de descanso. Lugar que hoy continúa siendo para todos nosotros un centro de animación y de conexión con los orígenes de nuestro Instituto.

Nos alegra saber que Champagnat tuvo la capacidad de escuchar en su corazón las intuiciones del Espíritu y de responder con audacia, a pesar de las dificultades que se le presentaban y de las críticas que le hacían. En todo momento él decía que todo lo que realizaba no era su obra personal, sino obra de Dios y de María. Lo animaba cada día su oración contemplativa, su vida fraterna amable y cercana, y su entrega al servicio de los niños y jóvenes, particularmente a los más necesitados.

Es una gracia para nosotros celebrar 200 años de esta importante parte de nuestra historia. Y también nos anima a imaginar lo que significaría hoy “reconstruir un Nuevo Hermitage” en nuestro contexto actual. Creo que durante estos meses de celebración del bicentenario podemos reflexionar sobre cómo continuar difundiendo el don del carisma marista que hemos recibido. Aprender a usar la fuerza y la creatividad de Marcelino y de los primeros hermanos que cortaron la roca y construyeron sobre un cimiento sólido.

¿Qué nos ayuda a vivir la experiencia de San Marcelino y de los primeros hermanos? ¿Cuál es el cimiento sólido que hoy necesitamos para esa reconstrucción?

En este 6 de junio, celebramos y oramos en comunión con todos los lugares que formamos la familia marista global, particularmente con quienes están sufriendo situaciones difíciles. Nos ponemos en manos de María, nuestra Buena Madre, quien nos inspira y acompaña diariamente en nuestra vida y misión maristas. 

¡Feliz día de San Marcelino Champagnat!

Fraternalmente,
H. Ernesto Sánchez Barba, Superior general

Eq9jAMCw9_720x0__1

CELEBRACIÓN DEL NACIMIENTO DE MARCELINO CHAMPAGNAT

El 20 de mayo de 1789 − año que comienza la Revolución Francesa− nace Marcelino José Bento Champagnat. El lugar es una modesta casa construida con piedras, en la aldea de Rosey, que actualmente pertenece a la comuna de Marlhes, a 900 metros sobre el nivel del mar, ubicada en el cantón rural de Saint-Genest Malifaux. El centro urbano más grande está a 23 km, en Saint-Etienne, frontera sur este del Departamento de Loira. En aquella época, vivían en Marlhes aproximadamente 2.700 habitantes. Esta era una región poco fértil y fría, y cuando nació Champagnat, había una alta tasa de mortalidad infantil (30% de las muertes anuales) y también la mortalidad juvenil era muy elevada.

Alrededor del 60% de la población estaba formada por agricultores. Es en este contexto típico rural donde encontramos a la familia de Jean-Baptiste Champagnat, el padre de Marcelino, un pequeño comerciante y labrador, que llegó a ocupar cargos públicos durante la Revolución. La madre, Marie-Thérèse Chirat, era ama de casa y se dedicaba a cuidar los nueve hijos que tenía la pareja. Después de Marcelino, nació también el décimo.

Años después, el Padre Marcelino Champagnat recordaría su infancia en la solicitud de reconocimiento del Instituto, enviada al rey Louis-Philippe. La carta dice así:

“Nacido en el cantón de St. Genêt Malifaux, departamento de la Loire, sólo con infinitas dificultades pude llegar a leer por falta de maestros capacitados: desde aquel momento sentí la urgente necesidad de una institución que pudiera, con menos gastos, hacer en las zonas rurales lo que los Hermanos de las Escuelas Cristianas hacen en las ciudades”.

virgen de lujan

8 de Mayo Día de la Virgen de Luján

Se celebra cada 8 de mayo, es una de las festividades religiosas más importantes en Argentina, país que siente devoción a la patrona de su territorio. Esta fecha marca un momento de unión y fe para miles de fieles que se acercan a la Basílica de Luján para rendir homenaje a la imagen que, desde hace siglos, es centro de peregrinación y veneración.

¿Cuál es el origen del Día de la Virgen de Luján?

Cada 8 de mayo, Argentina se prepara para conmemorar una de las fechas más significativas para la feligresía católica del país: el Día de la Virgen de Luján. Esta jornada rememora la coronación papal de la Santa Imagen de Nuestra Señora de Luján, un evento que marcó un antes y un después en la devoción mariana argentina. Fue el Papa León XIII quien, en 1887, otorgó esta distinción, consolidando a la virgen como un símbolo religioso fundamental en la Nación.

WhatsApp Image 2024-04-17 at 1.08.21 PM

Día del Ex alumno Marista

Ser Marista es un estilo de vida, es estar ocupado y preocupado por el otro, especialmente el más necesitado, atento a los cambios que se tienen en la comunidad y la sociedad, dispuesto a la escucha, el acompañamiento, la visualización y construcción de un mundo mejor, un mundo más humano.

Saludamos a todos nuestros ex Alumnos.

WhatsApp Image 2024-04-16 at 10.22.03 AM

25 aniversario de la canonización de Marcelino Champagnat

El 18 de abril de 2024, la Iglesia celebra el 25 aniversario de la canonización de Marcelino Champagnat, ocurrida en 1999 en el Vaticano. Toda la comunidad marista se une para recordar este importante momento en la historia del Instituto Marista.

El fundador de los Hermanos Maristas ya había sido proclamado beato, por parte del Papa Pío XII, el 29 de mayo de 1955 en la Basílica de San Pedro (Roma). Ese mismo año se había emitido el decreto reconociendo sus dos curas milagrosas. Posteriormente, ese 18 de abril de 1999, fue nombrado santo por parte del Papa Juan Pablo II.

Para contextualizar este acontecimiento, un breve repaso del proceso de la causa que condujo a la canonización en 1999: El primer postulador de la Causa fue el Padre Claude Nicolet SM (1812-1912), procurador de los Padres y otras ramas de la Sociedad de María. El proceso ordinario se abrió en la diócesis de Lyon el 21 de julio de 1888. En 1923, la responsabilidad de esta causa fue transferida a los Hermanos Maristas cuando el H. Emery (Actas del Capítulo de 1932. AFM) fue nombrado postulador. El grupo preparatorio para el examen de los milagros tuvo lugar el 16 de noviembre de 1954, con voto favorable. El 20 de abril de 1955, en el Hermitage (Francia), se produjo el reconocimiento oficial de los restos de Champagnat. Y fue el hermano Gabriele Andreucci quien dio los pasos que condujeron a la canonización del Fundador. El 20 de mayo de 1992 se celebró la Revisa Summarii. Finalmente, el consistorio público ordinario se celebró el 9 de enero de 1999. El 18 de abril de 1999 se celebró en Roma la canonización de San Marcelino Champagnat.

Con motivo de la canonización de Marcelino, el embajador de Costa Rica ante la Santa Sede, Javier Guerra Laspiur, donó una estatua a la Basílica de San Pedro, para completar la serie de los Fundadores. El escultor que diseñó la pieza fue Jiménez Deredia. Está ubicado al costado de la Piazza di Santa Marta. Fue bendecido por el Papa San Juan Pablo II el 20 de septiembre de 2000.

En la web del Instituto Marista se ha creado un apartado dedicado a la canonización (https://champagnat.org/en/marist-institute/founding/canonization-of-marcellin-champagnat/), en el que se encuentra un dossier sobre este acontecimiento, con materiales que pueden servir para recordar la canonización del fundador. Entre ellos, fotos de esta efeméride y oraciones especialmente diseñadas para celebrar el triduo y la fiesta del 18 de abril.

Asimismo, están disponibles testimonios de todo el mundo, donde los maristas transmiten el impacto de San Marcelino Champagnat en sus vidas. ¿Te animas a compartir lo que significa nuestro fundador con nosotros? Invitamos a todas las personas a unirse a este espíritu de la celebración compartiendo contenido en las redes sociales con el hashtag #Champagnat25.

Marcelino Benito Champagnat fue, junto a Juan Calabria y Agustina Livia Pietrantoni, elevado a la gloria de los altares hace un cuarto de siglo. En su homilía, Juan Pablo II, lo destacaba de la siguiente manera: “El Resucitado sale a nuestro encuentro con su palabra, revelándonos su amor infinito en el sacramento del pan eucarístico, partido para la salvación de toda la Humanidad. Que los ojos de nuestro espíritu se abran a su verdad y a su amor, como sucedió con Marcelino Benito Champagnat”.

Y continuaba diciendo: “Este deseo ardiente de Dios que tenían los discípulos de Emaús se manifestó vivamente en Marcelino Champagnat, que fue un sacerdote conquistado por el amor de Jesús y de María. Gracias a su fe inquebrantable, permaneció fiel a Cristo, incluso en medio de las dificultades, en un mundo a menudo sin el sentido de Dios. También nosotros estamos llamados a fortalecernos con la contemplación de Cristo resucitado, siguiendo el ejemplo de la Virgen María”.

El Papa añadía que San Marcelino “anunció el Evangelio con un corazón ardiente. Fue sensible a las necesidades espirituales y educativas de su época, especialmente a la ignorancia religiosa y a las situaciones de abandono que vivía particularmente la juventud. Su sentido pastoral es ejemplar para los sacerdotes: llamados a proclamar la buena nueva, también deben ser verdaderos educadores para los jóvenes, que buscan un sentido a su existencia, acompañando a cada uno en su camino y explicándoles las Escrituras”.

Y, como conclusión, subrayaba: El padre Champagnat es, asimismo, un modelo para los padres y los educadores: les ayuda a contemplar con esperanza a los jóvenes y a amarlos con un amor total, que favorece una verdadera formación humana, moral y espiritual.  Marcelino Champagnat nos invita, además, a ser misioneros, para dar a conocer y hacer amar a Jesucristo, como lo hicieron los Hermanos Maristas incluso en Asia y Oceanía. Con María como guía y Madre, el cristiano es misionero y servidor de los hombres. Pidamos al Señor un corazón tan ardiente como el de Marcelino Champagnat, para reconocerlo y ser sus testigos”.

En nuestro territorio, la presencia de Maristas y la huella de Champagnat sigue viva.

Tal y como acabamos nuestras oraciones, San Marcelino Champagnat… ¡ruega por nosotros!

Bartolomé_Esteban_Perez_Murillo_023

Solemnidad de la Anunciación

¿Por qué se celebra la Anunciación el 25 de marzo?

La Solemnidad de la Anunciación se celebra nueve meses antes de la Natividad del Señor, una fiesta que se históricamente se produjo antes. La Anunciación recuerda el día en que el Arcángel Gabriel se apareció a María y le reveló la voluntad de Dios de que ella se convirtiera en la Madre del Hijo de Dios, y ella aceptó. En ese momento, el “Verbo se hizo Carne y habitó entre nosotros” (Juan 1:14).

En 2024, para no coincidir con la Semana Santa, la Anunciación se celebra el lunes, 8 de abril.

MQoc_UETv_1200x0__1

Día de San José

El 19 de marzo se conmemora el Día de San José, una de las festividades más importantes del catolicismo. El mismo se conmemora ya que se recuerda el papel sagrado de los padres como protectores y guías de las familias.

De acuerdo a la Biblia, San José recibió la encomienda y responsabilidad de ser el esposo de la Virgen María y el padre adoptivo del Niño Jesús. Su conmemoración es el 19 de marzo, cuando se le recuerda como custodio de la Sagrada Familia al ser una de las figuras bíblicas que tuvo más cercanía con Jesús.

822508-240602-12

Día del Escudo Nacional: Símbolo de identidad, independencia y libertad

Cada 12 de marzo se celebra en nuestro país el Día del Escudo Nacional, en conmemoración de su creación y declaración como símbolo patrio, en 1813. El Escudo Argentino es la fiel reproducción del Sello que usó la Soberana Asamblea General Constituyente de las Provincias Unidas del Río de la Plata, también conocida como Asamblea del Año XIII.

Antes de la instauración de la Asamblea del año XIII, el Virreinato utilizaba las armas reales como sello en documentos oficiales. Sin embargo, la necesidad de contar con un distintivo propio llevó a la creación de una nueva insignia, dando origen al actual Escudo Argentino.

No hay fuentes que certifiquen el origen del Escudo. Una versión le atribuye el dibujo a Antonio Isidro de Castro; otra a Bernardo de Monteagudo. El diseño tiene notorias semejanzas con un escudo utilizado durante la Revolución Francesa, lo cual permite suponer que de allí se tomó el modelo.

Manuel Belgrano, uno de nuestros próceres, utilizó el Escudo como símbolo central de las tropas emancipadoras, contribuyendo así a su reconocimiento por pueblos y gobiernos provinciales como representación del incipiente Estado argentino.

En 1944, el Poder Ejecutivo Nacional oficializó la adopción del sello de la Asamblea como representación del Escudo Argentino, otorgándole uniformidad.

Descripción y simbología del Escudo Nacional

Con forma oval cortada, su diseño presenta un campo superior de azul y uno inferior de blanco. En el cuartel inferior, dos antebrazos humanos se estrechan, simbolizando la unión de los pueblos de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

El gorro frigio, emblema antiguo de libertad, se destaca, sostenido por una pica que sugiere la disposición a defender esa libertad con las armas si es necesario. El sol naciente, con veintiún rayos flamígeros, anuncia al mundo la aparición de una nueva Nación.

Dos ramas de laurel, sin frutos y sin llegar a entrecruzarse en la parte superior, rodean la elipse del escudo. Estas hojas, con cantidades específicas en cada lado, son símbolos heráldicos de victoria y triunfo, reflejando las glorias ya alcanzadas en los campos de batalla.

En la punta del escudo, una cinta en forma de moño con los colores azul y blanco, característicos de la bandera argentina, rinde homenaje a la nacionalidad del país.

En su conjunto, el Escudo Nacional Argentino es una obra de simbolismo, que nos recuerda la importancia de la unidad, la libertad, la victoria y la identidad nacional en la historia y el espíritu de la nación.